¡Hola! Soy Mimi

Y ayudo a mamás emprendedoras con mi método #OrganizacionSlow a gestionar mejor su tiempo para dedicárselo a aquello realmente importante.

¿Quieres convertirte en la dueña de tu tiempo?

Apúntate a la #mimiletter y recibirás totalmente gratuita la guía en 7 pasos para aprender a gestionar tu tiempo.

¿Qué es MimiAlmita?

MimiAlmita soy yo: Mimi. Mimialmita son mis ganas de un futuro mejor para mi hija: Alma. MimiAlmita eres , que quieres tener más tiempo para lo realmente importante. MimiAlmita somos todas las personas que conocemos el verdadero valor del tiempo y queremos aprovecharlo.

Hola, soy Mimi

Antes de nada muchísimas gracias por estar leyendo esto. Me hace especial ilusión tenerte aquí conmigo porque eso significa que quieres aprender a ser más productiva pero sin agobios, a lo slow.

Cuando empecé con este proyecto tenía una cosa clara y es que tener menos tiempo por ser madre trabajadora no iba a ser ningún impedimento para alcanzar mis objetivos. Esto para otras personas podría ser equivalente a dormir menos, vivir más estresada, tener mil tareas pendientes en la cabeza… Y como eso no era lo que yo quería, diseñé mi propio método de organización: la #organizacionslow

Juntando mis antiguas experiencias con todo lo que voy aprendiendo día a día, he comprobado que es posible ser madre, trabajar, sacar adelante nuestros proyectos y disfrutar de lo realmente importante a la vez. Es por eso que sé que tú también puedes conseguirlo. Sólo necesitas saber cómo.

Como todo lo que enseño yo misma lo pongo en práctica a diario, soy consciente de que tener más planificación y ser más productiva no es tan fácil como ponerte la alarma a las 5AM y ya está. Pero lo que también sé es que ayudándonos entre nosotras podemos conseguir que el camino a nuestro objetivo sea lo más tranquilo y placentero posible.

 Entonces, dime… ¿Cuál es tu objetivo?

Así empezó todo...

Todo empezó hace muchos años, supongo que cuando nací. Yo siempre he sido una persona muy distraída, tanto tanto, que me costaba mantener una conversación y no pensar en mis cosas mientras la otra persona hablaba. Mis padres, con toda su buena intención, me llevaron a un psiquiatra para que me hiciera las pruebas de déficit de atención. Diagnóstico: niña distraída pero dentro de los límites normales. Lo que mis padres no sabían era que aunque parezca que esté empanada (perdona que use esta expresión, pero creo que es gráfica y que así nos entendemos) mi mente no para de pensar mil cosas y relacionar conceptos. ¡Ah! y que cuando algo me apasiona, soy la persona más productiva y con mayor concentración de la historia.

Primera lección: cada niño es diferente y tiene sus fortalezas y debilidades. Sólo que hay que acompañarle en el camino hasta aprender qué es aquello que se le da realmente bien. Y segunda lección: que de nuestras debilidades podemos sacar la mayor de nuestras virtudes, seamos niños o adultos.

¡Pero aquí no acaba la historia! Porque cuando fui madre… ¡ay, cuando fui madre! Ahí sí que aprendí a ser productiva y a que una hora de mi vida actual me cundiera igual que tres antes de ser madre. Seguro que sabes a qué me refiero. Y si encima le sumamos mis ganas de comerme el mundo, un trabajo por cuenta ajena como teleoperadora, un trabajo freelance de asistente y una carrera… ¡Te puedes imaginar! No, no, pero no fue como te lo estás imaginando. Al contrario, fue una de las mejores etapas de mi vida. Gracias a hacer tantas cosas diferentes, aprendí que todo (absolutamente todo) es posible, si sabes cómo organizar y aprovechar tu tiempo. 

A día de hoy compagino mi vida laboral por cuenta ajena con este proyecto-misión que estás leyendo ahora mismo y mi vida como mamá. Y como ya te he dicho, lo hago sin estrés, ni agobios, ni tensión, gracias a la #organizacionslow.

...Y así quiero que siga

Antes te he preguntado por tu objetivo. Pero creo que mereces saber antes el mío. Y es que mi mayor objetivo es que cualquier madre/mujer consiga todos sus objetivos, aunque sea en modo slow, para poder disfrutar de tiempo de calidad en aquello que es realmente importante. 

Que no haya estrés en las cenas, que no haya prisas al ir al colegio, que no haya ninguna celebración a la que no podamos asistir, que podamos pasar días enteros con nuestros hijos si así lo queremos, que podamos tomarnos un día libre con nuestras amigas y no nos sintamos mal, en definitiva, que disfrutemos de cada efímero minuto haciendo aquello que nos gusta. 

Por eso yo misma trabajo cada día con toda mi energía para conseguir mi objetivo de ser dueña de mi tiempo y poder gestionármelo a mi gusto. Mientras, te voy compartiendo todos los trucos que he aprendido y sigo descubriendo en este proceso.

 


Tu objetivo es mi objetivo,
y estaré encantada de que caminemos juntas